POUSADA: FICHA TÉCNICA

Puntuación Parker: 90

Salida al mercado: junio 2018

Denominación de origen: Rías Baixas (Subzona Condado do Tea)

Variedades de uva: 75% albariño 25% treixadura

Elaboración: Fermentación en depósito de acero inoxidable a partir de levaduras autóctonas propias de la uva vendimiada

Producción: 4240 botellas de 75cl

Crianza: 2000 litros en fudre de roble francés sin batonage y 1200 litros en acero inoxidable, durante 14 meses. Homogeneización previa a la filtración y posterior embotellado

Análisis: Alcohol: 13% vol // Acidez total: 6,5 // PH: 3,3 // Acidez vol.: 0,50 // Azúcares: 3

Notas: Añada calificada de Excelente por el Consejo Regulador. El ciclo vegetativo comenzó más temprano y en condiciones más habituales que en el año 2015, donde la climatología en época de floración fue complicada, El invierno y el principio de primavera fueron lluviosos y las temperaturas más bajas de lo normal. En cambio los meses de verano fueron secos y calurosos, lo que provocaron escasez de enfermedades y un estado muy óptimo de la vida. Las famosas lluvias de mediados de Septiembre, ayudaron a mantener grado, sujetar la acidez y conseguir un rendimiento adecuado.

POUSADA: FICHA TÉCNICA

Puntuación Parker: 90

Salida al mercado: junio 2018

Denominación de origen: Rías Baixas (Subzona Condado do Tea)

Variedades de uva: 75% albariño 25% treixadura

Elaboración: Fermentación en depósito de acero inoxidable a partir de levaduras autóctonas propias de la uva vendimiada

Producción: 4240 botellas de 75cl

Crianza: 2000 litros en fudre de roble francés sin batonage y 1200 litros en acero inoxidable, durante 14 meses. Homogeneización previa a la filtración y posterior embotellado

Análisis: Alcohol: 13% vol // Acidez total: 6,5 // PH: 3,3 // Acidez vol.: 0,50 // Azúcares: 3

Notas: Añada calificada de Excelente por el Consejo Regulador. El ciclo vegetativo comenzó más temprano y en condiciones más habituales que en el año 2015, donde la climatología en época de floración fue complicada, El invierno y el principio de primavera fueron lluviosos y las temperaturas más bajas de lo normal. En cambio los meses de verano fueron secos y calurosos, lo que provocaron escasez de enfermedades y un estado muy óptimo de la vida. Las famosas lluvias de mediados de Septiembre, ayudaron a mantener grado, sujetar la acidez y conseguir un rendimiento adecuado.